El cómo de la

transformación digital en

espacios educativos

 

Es importante tener claro hacia dónde ir y saber dónde se quiere estar.

En la entrega anterior, expuse un decálogo con algunas de las razones más determinantes por las que los centros educativos deben proponerse y materializar la transformación digital. Ya entonces apuntaba que dicha transformación no puede suceder de cualquier manera y por el mero hecho de haber adquirido e instalado una serie de dispositivos.

Este es un error habitual. A la hora de querer dar el salto, modernizarse, y especialmente querer estar a la par o superar a la competencia y situarse en el mercado a la cabeza de la innovación, se corre el peligro de no contar con una planificación, ni haber hecho una reflexión con visión suficientemente amplia de lo que supone la transformación. Para ello es conveniente tener un propósito claro de hacia dónde ir y saber dónde se quiere estar.

El éxito supondrá que los dispositivos que se adquieran den solución a la estrategia planteada y que acompañen de manera efectiva, junto con otra serie de medidas, el salto cualitativo para afrontar los grandes cambios culturales y estructurales que están teniendo lugar, obteniendo así las recompensas que enumerábamos en el primer decálogo.

Nos proponemos en esta ocasión destacar aquellas acciones que deben acompañar a la pura instalación de los dispositivos para que estos cobren sentido y se conviertan en valiosas herramientas para el cambio, la evolución y la innovación educativa.

1. COMPETENCIAS DEL PROFESORADO

Aunque las nuevas metodologías de enseñanza y de aprendizaje están cobrando cada vez más importancia entre el profesorado, el proceso de su implantación está todavía lejos completarse y hay un alto porcentaje de clases que se siguen impartiendo tal y como las conocieron las 2 o incluso 3 generaciones anteriores a la que hoy es objeto directo del sistema educativo.

Las nuevas metodologías utilizadas en combinación con las nuevas tecnologías requieren una buena formación inicial y más adelante una formación continua del profesorado, que ayude a romper las inercias y los temores al cambio, y que les dote de las herramientas adecuadas para moverse con soltura y adaptarse al cambio constante.

2. CONOCIMIENTO DE LAS TECNOLOGÍAS

El conocimiento, la formación y el acceso del profesorado de las instituciones educativas a determinadas tecnologías es, como ya hemos mencionado, necesario, pero también lo es, especialmente de cara a realizar la selección correcta, el conocimiento y aprendizaje de la evolución y variedad de las mismas. No solo conocer lo que se tiene, sino lo que hay en el mercado. No únicamente profesores, sino también el personal y los responsables, ya que la transformación debe afectar al entorno educativo al completo, no solo a las aulas.

3. CAMBIO METODOLÓGICO: PLANIFICACIÓN Y PRODUCCIÓN DE MATERIALES

Cualquier profesor con experiencia sabe que los contenidos son tan importantes como las metodologías. La planificación y la producción de materiales para adaptar los contenidos al cambio será también fundamental durante el proceso.

4. IMPLEMENTACIÓN PAULATINA Y POR FASES

En este proceso no es posible pasar de 0 a 100 en 3 segundos. Respecto a la etapa de planificación, es necesario contemplar que la implementación debe ser progresiva y organizada en el número de fases que sean necesarias para una adaptación progresiva y asumible.

5. SEGURIDAD Y CONTROL

Contar con un buen sistema y software de seguridad y control de los dispositivos, especialmente activo durante el desarrollo de las clases, es algo fundamental para evitar un uso indebido por parte del alumnado. La instalación de dichos sistemas y de nuevo una correcta formación en los mismos es condición necesaria para el éxito de la transformación.

6. SOFTWARE ADECUADO

Ningún Hardware es útil sin un buen software. Aunque muchos dispositivos incluyen software que permite el uso de los mismos, muchas empresas están desarrollando otros específicos para dar clase mediante el uso de dispositivos como paneles, proyectores, pizarras interactivas, tablets, ordenadores portátiles, impresoras 3D, etc. La instalación del software adecuado y, una vez más, la formación en el mismo será condición “sine qua non” para el éxito.

7. MÁS QUE MEDIOS AUXILIARES

Tal y como venimos indicando, las nuevas tecnologías se han incorporado a todos los ámbitos de la vida, de manera que no se pueden entender ya como simples medios auxiliares en el entorno educativo. Afectan a la estructura del aprendizaje y de la enseñanza, a los planes y a su organización. El uso que se haga de las mismas debe ser con intención y plena consciencia de este hecho.

8. TRANSFORMACIÓN DE LOS ESPACIOS

La incorporación de nuevas tecnologías precisa la transformación de los espacios. El esquema de aula tradicional, en la que el profesor es el ente activo en su estrado, y los estudiantes son entes pasivos, en sus pupitres perpetuos e inmóviles es un esquema que choca de frente desde hace años con el presente y mucho más con el futuro. Las dinámicas que requieren las nuevas formas de enseñar y de aprender precisan de una flexibilidad y unas condiciones acústicas, lumínicas y morfológicas a las que no pueden responder los espacios tradicionales. El futuro de la educación, además, va más allá del aula, y la transformación espacial y arquitectónica debe afectar al entorno educativo al completo.

9. LA VALIDEZ E IMPORTANCIA DE LA HISTORIA Y LA EXPERIENCIA

No es “borrón y cuenta nueva”. Resulta tan importante no oponerse sistemáticamente al cambio y apartar los temores al mismo, como no desdeñar sin criterio lo anterior, lo ya aprendido. Valorar e incorporar de forma consciente todo el desarrollo positivo que la enseñanza ha alcanzado hasta el momento, y saber comprender y dinamizar su adaptación al medio actual será también una de las claves del éxito.

10. MENTE CRÍTICA Y CREATIVA

Nada de esto puede suceder, mantenerse, y adaptarse en el tiempo sin una visión crítica y creativa. En este punto apelamos al profesorado, pero especialmente a los directores y responsables de las instituciones educativas, que deben convertirse en los verdaderos líderes de la transformación.

Jaime Smith

Responsable de Proyectos en 3g Office Education