Seleccionar página

Manejar el miedo de las personas mediante la Gestión del Cambio.

Los empleados necesitan habilidades de Gestión del Cambio para que los procesos de transformación dentro de una organización triunfen.

El cambio es natural y bueno. La reacción al cambio es impredecible, pero manejable.

El cambio llega para quedarse. No podemos huir de eso, no es posible hacer que desaparezca ni volver atrás. No es viable continuar haciendo nuestro trabajo como siempre lo hemos hecho, como si las cosas no estuvieran evolucionando. Vivimos en un mundo laboral con clientes cada vez más exigentes y la tecnología está cambiando todos los aspectos del trabajo.

Hacer más con menos requiere re-definir las funciones y responsabilidades del personal, cambiar los procesos y sistemas, y refinar el servicio a los clientes. La necesidad de que los empleados tomen decisiones y actúen rápidamente dentro de los parámetros de su trabajo aumenta a medida que aumentan las demandas de los clientes y la necesidad de un lugar de trabajo flexible.

Para impulsar la innovación y atraer y retener a los mejores talentos, las empresas buscan soluciones de trabajo creativas y que ofrezcan una variedad de comodidades junto con la  última tecnología.

Por supuesto, las oficinas abiertas también continúan siendo una opción popular debido a los ahorros en costes, que alimenta el movimiento de los lugares de trabajo tradicionales a espacios más abiertos y colaborativos. Sin embargo, aunque la oficina del futuro es una realidad hoy en día, muchos empleados están ansiosos por el cambio, y algunos no están listos para renunciar a su privacidad.

Afortunadamente, hay una manera de abordar estos problemas: la gestión del cambio. En este entorno que cambia rápidamente, las habilidades de gestión del cambio son fundamentales si se desea tener éxito. No importa el tipo de trabajo que tengamos que realizar, hay que aprender a gestionarlo. Hacerse cargo del cambio hace prever y planificar las próximas experiencias.

Antes de revisar cómo desarrollar e implementar una estrategia, es importante tener en cuenta que el proceso realmente comienza con el diseño del tipo de lugar de trabajo que tenga en cuenta cómo el espacio puede adaptarse mejor a la función. En otras palabras,
demuéstrales a los empleados que has considerado sus necesidades relacionadas con las tareas desde el principio.

La gestión del cambio es el proceso de ayudar a las personas y a su organización a pasar del estado actual al estado deseado. Implica herramientas, habilidades y mejores prácticas en áreas que incluyen:
– Liderazgo ejecutivo y apoyo
– Comunicación
– Participación de los trabajadores
– Planificación y análisis
– Desarrollar apoyo a través de una preparación efectiva
– Abordar los factores que crearán resistencia al cambio.

Gestionar el cambio significa controlar el miedo de las personas. El cambio es natural y bueno, pero la reacción de las personas ante el cambio es impredecible e irracional.

Se puede administrar si se hace bien. Para las personas la resistencia al cambio proviene del miedo a lo desconocido o una expectativa de pérdida. Hay que hacerles ver que perderán o cambiarán algunas cosas a cambio de mejorar en muchas otras.