Que mi reto sea

también el tuyo

 

Transformación “por y para las personas” en las empresas

Cuando hablamos de transformación en la era digital, existe una gran divergencia, a partes iguales, entre las empresas que más avanzadas están, las que menos y las que están en diferentes grados intermedios. Cada día vemos y trabajamos con empresas que están muy avanzadas en transformación digital haciendo un buen uso de las herramientas digitales y con un alto nivel cultural en este sentido; y hay otras que sólo han llegado a eliminar el papel de las reuniones porque se utiliza una pantalla para las presentaciones. Según mi experiencia, podríamos decir que las compañías más avanzadas en este sentido son las que se dedican a tecnología, seguidas probablemente por las del sector bancario.

Las personas, se posicionan en el punto de mira de las organizaciones

Las prioridades de las compañías se centran en mejorar la productividad y capitalización de la empresa a través de su masa laboral. Hablamos de captar y retener a los mejores empleados, de conseguir su compromiso, de situarnos como la opción preferente de los mejores trabajadores. La experiencia del empleado surge como una prioridad para conseguir todo esto. Para ello, parece lógico que estas personas sean el foco del diseño cultural, tecnológico, de espacios, de servicios, etc. que adopten las empresas.

Este interés de las empresas va ligado a sus espacios corporativos, que se convierten en el lugar de referencia de los trabajadores flexibles. Se definen modelos de espacios que integren el sentido y el para qué de cada compañía, que coincide con la captación, retención y compromiso por los empleados que he comentado.

Hemos observado que los mensajes transmitidos en las Smart Conversations de ediciones anteriores han ido calando, principalmente el entender la transformación de una manera global, que integra y relaciona distintas disciplinas o áreas en espacios, tecnología y cultura. Tradicionalmente existía una cultura de proyectos independientes en cada una de estas partes, por ejemplo, proyecto de tecnología móvil, proyecto de paperless (sin papeles), de teletrabajo, de innovación, etc. Y no estaban alineados ni con la estrategia de la compañía ni con las demandas de usuarios o clientes.

En las Smart Conversations en 2018, y en concreto en la Workplace Design Conference de Barcelona, daremos un paso más, centrando el debate en la transformación por y para las personas, en el bienestar, la felicidad, la sostenibilidad, y el impacto en la sociedad. En Cataluña, gran parte de las empresas comparten la inquietud de que estos temas se han convertido en una prioridad. A veces notamos incluso cierta ansiedad, saben que tienen que hacerlo pero no saben por dónde empezar.

Estamos en el momento ideal para poner en marcha nuevos enfoques o maneras de hacer las cosas, una especie de Renacimiento. Después de los años de crisis económica en los que quizás estábamos más concentrados en otros asuntos, estas cuestiones se han convertido en la nueva necesidad. Algo así como aquello de Benedetti: “cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”.

Nuestro reto ahora, a través de la Workplace Design Conference es generar el debate y la participación de los asistentes, influir, crear una inquietud y cultura hacia la importancia de este tema de situar a las personas en el centro de los Proyectos.

Joaquín Marco

Director de 3g Office en Barcelona