La Nueva Normalidad

Francisco Vázquez |  Presidente de 3g Smart Group

La necesidad de implantar un nuevo modelo de trabajo (y vida) flexible.

Post relacionados.

SIG COMBIBLOC proyect by 3g Smart Group

SIG COMBIBLOC project by 3g Smart Group  3g Smart Group |  Projects A great project in which our real estate, consulting, design and construction teams have been involved. Post relacionados.                                                                              ...

Proyecto SIG COMBIBLOC por 3g Smart Group

Proyecto SIG COMBIBLOC por 3g Smart Group 3g Smart Group |  Proyectos Un gran proyecto en que han intervenido nuestros equipos de real estate, consultoría, diseño y construcción. Post relacionados.                                                                      ...

3g Smart Group lanza las Digital Smart Conversations 2020

3g Smart Group lanza las Digital Smart Conversations 2020 3g Smart Group |  Digital Smart Conversations El nuevo formato online contará con la intervención de directivos de las principales empresas de países de todo el mundo en los que la compañía está presente Post...

 La pandemia nos ha traído experiencias tremendamente trágicas, especialmente por el gran número de fallecidos que todos lamentamos profundamente, pero también una serie de aprendizajes y aspectos positivos que sería una pena que desaparecieran, una vez pasada esta crisis sanitaria.

El impacto ha sido enorme. Ha removido brutalmente un modelo de vida y de relación muy arraigado. Ha supuesto un cambio de paradigma. 

Se abre una gran oportunidad para modificar muchos hábitos, para movernos hacia un nuevo paradigma construido alrededor de un verdadero equilibrio entre factores sociales, ambientales y económicos; lo que desde hace años se denomina Triple Balance.

Impacto positivo en lo Social: Humanización y Conciliación

Esta crisis sanitaria nos ha hecho más humanos y solidarios. En las últimas semanas hemos sido testigos de muchas iniciativas de apoyo comunitario infrecuentes antes de la pandemia. Nos ha acercado a nuestros mayores y a nuestros niños. Ha puesto de manifiesto que la fuerza de nuestra sociedad está en nuestra unidad y, por último, el confinamiento en nuestras casas nos ha llevado a una convivencia y conciliación familiar mucho más intensa, que si bien a veces ha podido resultar excesiva, nos ha permitido reflexionar sobre nuestro modelo de vida como familia y como personas.

Impacto positivo en el planeta. 

La paralización casi total de la economía y los desplazamientos han reducido las emisiones a la atmósfera a niveles que no se veían hace décadas. Hemos visto cómo la contaminación ha bajado. Es claro que esta situación no es sostenible en el tiempo y que no podemos tener paralizada la economía para no contaminar. Sin embargo, es una oportunidad de cuestionar y revisar determinadas actividades altamente contaminantes, cómo los viajes en avión o los desplazamientos masivos tanto al trabajo como en fechas vacacionales. Hemos comprobado que hay muchas cosas que la tecnología nos permite hacer de forma remota y que no requieren de un viaje o de un desplazamiento. 

Impacto positivo en una economía más sostenible

 El frenazo de la actividad económica y del consumo durante estas semanas nos ha llevado no solo a reducir nuestro gasto personal y familiar sino a plantearnos qué cosas de las que antes hacíamos eran realmente imprescindibles. En relación con el consumo, esta experiencia nos puede llevar hacia una sociedad más responsable y equilibrada, y contribuirá a una reinvención tanto personal como empresarial. 

Cuando entremos en la Nueva Normalidad, deberíamos trabajar para crear un mundo mejor; tenemos la oportunidad de aprovechar las reflexiones anteriores y no caer en las dinámicas del pasado. Como experto en el diseño de espacios y modelos de trabajo, me gustaría desarrollar las oportunidades que se abren en este campo.

Esta crisis sanitaria ha puesto de manifiesto el valor de la tecnología, ¿cómo habríamos vivido esta crisis hace 20 años? La tecnología nos ha permitido sustituir un gran número de actividades presenciales por actividades digitales y ha confirmado la viabilidad del teletrabajo, algo que muchos cuestionaban antes de esta crisis. Además, nos ha permitido seguir conectados con amigos y familiares: celebrar cafés virtuales, aperitivos y reuniones… y lo hemos hecho, incluso, con una mayor intensidad y frecuencia que antes. 

Lo más leido.

SIG COMBIBLOC proyect by 3g Smart Group

SIG COMBIBLOC project by 3g Smart Group  3g Smart Group |  Projects A great project in which our real estate, consulting, design and construction teams have been involved. Post relacionados.                                                                              ...

Proyecto SIG COMBIBLOC por 3g Smart Group

Proyecto SIG COMBIBLOC por 3g Smart Group 3g Smart Group |  Proyectos Un gran proyecto en que han intervenido nuestros equipos de real estate, consultoría, diseño y construcción. Post relacionados.                                                                      ...

3g Smart Group lanza las Digital Smart Conversations 2020

3g Smart Group lanza las Digital Smart Conversations 2020 3g Smart Group |  Digital Smart Conversations El nuevo formato online contará con la intervención de directivos de las principales empresas de países de todo el mundo en los que la compañía está presente Post...

The Smart Podcast, primera temporada: workplace

The Smart Podcast, primera temporada: workplaceast Francisco Vázquez |  Presidente de 3g Smart Group ¿Cuál es realmente el impacto que va a tener esta crisis en los modelos de trabajo y, por tanto, en el diseño de los espacios corporativos? Post relacionados. Os...

3g Smart Group y FORCADELL se asocian en Cataluña

3g Smart Group y FORCADELL se asocian en Cataluña 3g smart Group |  Nota de prensa El acuerdo tiene como objetivo aunar el conocimiento de ambas compañías para acompañar a las empresas en sus procesos de transformación de los espacios y necesidades inmobiliarias. Post...

¡El “macro-piloto” de teletrabajo en el que ha participado un porcentaje elevado de la población ha funcionado! Además, hay que destacar que las condiciones han sido poco idóneas, en un entorno de crisis e incertidumbre y con los niños en casa. El éxito de esta experiencia debe hacernos reflexionar seriamente sobre el modelo de trabajo presencial que veníamos arrastrando desde la revolución industrial. ¡Es necesario que flexibilicemos nuestro modelo de trabajo!

¿En qué consiste un modelo de trabajo flexible o incluso un modelo de vida flexible? Ni más ni menos que en realizar nuestras actividades en el momento más adecuado y en el lugar más conveniente. Hay que buscar las soluciones que nos ayuden a ser más productivos y nos ofrezcan un adecuado equilibrio entre la vida personal y la laboral. Todo ello, por supuesto, con la responsabilidad de pertenecer a una o varias organizaciones de trabajo y en un entorno que nos permita mantener nuestras relaciones familiares y sociales. 

Flexibilidad es ser dueño de tu tiempo. Flexibilidad es responsabilidad. Flexibilidad es trabajar por objetivos. Flexibilidad no es tele-trabajar como lo hemos vivido en esta pandemia, el tele-trabajo es una de las herramientas del trabajo flexible. Debe haber un equilibrio entre el mundo físico y el digital, el que corresponda a cada persona, a cada organización, a cada actividad y a cada momento de nuestras vidas.

Este nuevo modelo de vida flexible está mas comprometido con la vida, con la conciliación, con el planeta y con un modelo económico distinto. Esta pandemia ha generado el momento de reflexión adecuado para plantearnos un modelo de vida distinto. 

Este modelo de vida tiene una gran repercusión en el diseño de los espacios corporativos que en arquitectura denominamos oficina flexible

Estos son los principales efectos del modelo de oficina flexible en las sedes corporativas:

    1. De una ocupación del 70%-80% actual a una del 50-40%. Inicialmente limitado de manera obligatoria y posteriormente por el aumento del trabajo desde casa.
    2. De dimensionar en base a m2 por empleado a m2 por ocupante y actividad. El denominado“Activity Based Design” genera una gran oportunidad de optimización del espacio. Si los ocupantes son apenas un 50-40% de la plantilla se produce una reducción del espacio corporativo total de entorno al 30%, incluso realizando ratios holgados.
    3. De la sede corporativa como lugar de trabajo a la sede como parte de un ecosistema de trabajo por actividad. El denominado “Distributed Work” .
    4. De la sede como lugar para realizar tareas a la sede como lugar de socialización, aprendizaje y colaboración. La nueva configuración de espacios, se centra menos en el puesto de trabajo tradicional y más en funcionalidades de grupo.
    5. De la sede genérica, sin personalidad propia a la sede reflejo de la cultura y los valores de una organización concreta.
    6. De sedes con puestos de trabajo asignados (modelo fábrica) a los espacios que acogen una nueva concepción del puesto sin asignación. Espacios flexibles que ponen fin a los espacios en propiedad.
    7. De pocas tipologías de espacios de trabajo a una carta amplia que permita la elección por parte del trabajador según sus necesidades diarias.
    8. De la oficina con papeles a la oficina sin papeles. Higiene, confidencialidad y sostenibilidad. 
    9. De sedes con un diseño correcto a sedes únicas que atraigan el talento, realizadas con materiales fáciles de limpiar, con tecnologías que eviten el contacto e instalaciones que aseguren la calidad del aire.

      Este nuevo modelo de trabajo (y de vida) flexible optimiza los recursos de la empresa (entre un 30-40% menos de espacio corporativo) y los del trabajador (mejor uso del tiempo, mejor conciliación y menos gastos personales). 

      Desde el punto de vista de la empresa, la inversión que hay que realizar para conseguir la transformación se amortiza en 2-3 años. Pasando a una sede corporativa más pequeña y más funcional. Pero los beneficios son aún más, logramos una sede más higiénica, más confortable, más sostenible y más económica.

Francisco Vázquez

Presidente de 3g Smart Group

Más blog.