Libro blanco del trabajo a distancia

3g Smart Group |  El Observatorio del Trabajo a Distancia

El Observatorio del Trabajo a Distancia propone que el coste del teletrabajo no supere el que generaban los empleados en la oficina

Post relacionados.

3g Smart Group en Revista Colegio

3g Smart Group en Revista Colegio3g Smart Group |  Revista Colegio - Argentina ¿Se puede diseñar para lo incierto? ¿Qué entornos ayudan a la inspiración y motivación de alumnos y maestros? Post relacionados. Marcelo Rivera, director de la Revista Colegio en Argentina,...

El OTaD analiza en el ​Libro blanco del trabajo a distancia la situación del teletrabajo en Europa y propone medidas para mejorar la implantación de la normativa española

El documento pretende asegurar que el teletrabajo sea seguro y de calidad con propuestas sobre flexibilidad espacial, desarrollo de nuevas habilidades y ergonomía

 

El Observatorio del Trabajo a Distancia (OTaD) ha publicado el ​Libro blanco del trabajo a distancia,​ un texto que recoge una batería de medidas que intentan asegurar la flexibilidad de la modalidad y el respeto de los derechos laborales a la vez que se fomenta la sostenibilidad económica de las empresas. El lanzamiento del documento coincide con la entrada en vigor del Real Decreto Ley del trabajo a distancia y llega días antes de que el Congreso de los Diputados vote su convalidación el próximo jueves 15 de octubre. El objetivo del texto es servir de guía práctica para las negociaciones colectivas que tendrán que establecer en acuerdos las condiciones de los teletrabajadores y también para las propias instituciones a la hora de desarrollar la norma en reglamentos y guías. Para ello, el ​Libro blanco del trabajo a distancia recoge propuestas que concretan los aspectos que el decreto ley ha dejado abiertos y que pueden suponer un desincentivo, una pérdida de calidad en las condiciones laborales de los trabajadores o una amenaza para la viabilidad de las empresas.

 

Sostenibilidad económica del modelo

Una de las mayores preocupaciones que genera el trabajo a distancia tanto para los empleados como para los empresarios es sobre quién recae la responsabilidad de asumir los costes asociados al teletrabajo y hasta dónde llega esta obligación. El decreto ley parece resolver la primera cuestión, apuntando a que es el empleador el que tiene que pagar, pero no aclara cuáles son los gastos que sería obligatorio sufragar. El problema surge por lo difusa que es la formulación “medios, equipos y herramientas” que usa el

decreto en todo lo que concierne a la dotación de equipo y compensación de gastos. Según el OTaD, esta inconcreción deja la puerta abierta a que la negociación entre las partes realice una lectura demasiado estrecha que no cubra el equipamiento indispensable. Para solucionarlo el Observatorio propone una definición de “medios, equipos y herramientas” que dé cobertura a la parte proporcional de los suministros, a un mobiliario de calidad certificada y a las herramientas necesarias para desarrollar el trabajo de manera segura.

 

Lo más leido.

3g Smart Group en Revista Colegio

3g Smart Group en Revista Colegio3g Smart Group |  Revista Colegio - Argentina ¿Se puede diseñar para lo incierto? ¿Qué entornos ayudan a la inspiración y motivación de alumnos y maestros? Post relacionados. Marcelo Rivera, director de la Revista Colegio en Argentina,...

Campaña “Nuestra Segunda Oportunidad”

Campaña "Nuestra segunda oportunidad" Aida Colón  |  Commercial Manager en Colorín   “En 2021, ¿seguiremos cuidando a nuestros vecinos?, ¿seguiremos teniendo tiempo para los amigos?, ¿seguiremos disfrutando al estar al aire libre”. Post relacionados. La...

The Smart Podcast

The Smart Podcast The Smart Podcast  |  3g Smart Group La pandemia no solo ha puesto en tensión nuestro sistema sanitario, sino también nuestro modelo de vida. Post relacionados. Se abre ante nosotros una nueva era, que a nuestro modo de ver, genera grandes...

Otra variable de la cuestión económica es el peligro para la viabilidad de las empresas que puede suponer tener que afrontar unos gastos que no estén equilibrados con sus finanzas y con su recorrido histórico reciente. Para que la transición al trabajo a distancia no suponga ningún estrés adicional en las cuentas de una empresa, el Libro blanco propone que la inversión necesaria para adaptar los puestos de cada trabajador a la nueva modalidad no exceda el límite del 100% de los gastos medios atribuibles a la misma persona durante los tres ejercicios previos. Como fórmula creativa, el OTaD recomienda explorar la posibilidad de diseñar bonos o tickets similares a los usados para costear las dietas de los trabajadores pero destinados a facilitar el acceso a lugares de trabajo compartido. De esta manera, los trabajadores que así lo deseen pueden acudir a un lugar que cumple los requisitos de ergonomía y seguridad y que puede encontrarse cerca de su hogar o del lugar al que se haya desplazado por uno u otros motivos. A la vez, esta herramienta de flexibilidad alivia y extiende a lo largo del tiempo la inversión que el empresario tiene que hacer para asegurar la prevención de riesgos laborales.

 

 

Espacio para el teletrabajo

En lo que respecta al espacio de trabajo, la nueva norma obliga a que el acuerdo previo entre trabajador y empresa fije el lugar desde el que se desarrollará el trabajo a distancia. Identificar un lugar de referencia es vital para asegurar que el puesto de trabajo es ergonómico y seguro, pero limitar la posibilidad de teletrabajar a un único emplazamiento supone perder una de las grandes ventajas del modelo como es la flexibilidad espacial. El Observatorio del Trabajo a Distancia propone evitar esta limitación fijando en el acuerdo un “lugar habitual” al que se podrían añadir otros secundarios siempre que tengan las mismas condiciones de seguridad laboral.

Plan de transición para la micropyme

La transición hacia el trabajo a distancia supone un esfuerzo para todas las empresas pero sobre todo para las pymes y micropymes, que pueden encontrar muchas más dificultades que las grandes por su menor capacidad financiera y grado de digitalización. El decreto no hace ninguna mención a esta situación ni propone soluciones a estos retos por lo que el OTaD estima necesario que el Ministerio de Trabajo y los actores sociales se comprometan a desarrollar un plan específico de transición al teletrabajo en la pyme en el plazo de un año. Facilitar este proceso es fundamental para que el teletrabajo se desarrolle de forma efectiva ya que si se falla en su implantación en las pequeñas empresas se estará dejando fuera del nuevo modelo a más del 99% de los 2,63 millones de empresas que forman tejido empresarial español según los datos de la OCDE.

Comparativa con las condiciones y legislaciones europeas

 

 

El contenido del ​Libro blanco del trabajo a distancia se ha basado en las recomendaciones de las empresas que forman el OTaD, en los análisis de los expertos que lo asesoran y también en el estudio del estado del teletrabajo en Europa y en su regulación legislativa. En este apartado que aparece en la primera parte del libro se analizan las normativas dictadas por la Unión Europea y por los estados de Países Bajos, Reino Unido, Francia Alemania, Suecia y Canadá.

El documento se completa con el perfil medio de los teletrabajadores en España y en Europa y con un estudio sobre los principales condicionantes que afectan a que la modalidad se extienda de forma desigual entre unos países y otros. Como colofón, el texto incorpora la opinión de expertos que señalan los puntos fuertes y débiles del teletrabajo en sus áreas de especialización. En este apartado han participado el exministro de Trabajo, Manuel Pimentel; la profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, Eva Rimbau y Rosa Porcar, directora de Innovación del Instituto Biomecánico de Valencia.

Sobre el Observatorio del Trabajo a Distancia

El Observatorio del Trabajo a Distancia es una iniciativa empresarial y social que tiene como objetivo contribuir a la expansión de un modelo de trabajo a distancia que aporte seguridad a los trabajadores y a las empresas y contribuya a una adaptación a las nuevas realidades laborales y a una mayor flexibilidad, y eficiencia. Nuestra intención es 1) contribuir a que la regulación sirva de incentivo para la implantación de un trabajo a

distancia de calidad, que tenga un impacto positivo tanto en los empleados como en las empresas, y 2) generar conocimiento entorno a este fenómeno aún poco conocido.

OTaD cuenta con el asesoramiento de Manuel Pimentel y Valeriano Gómez, ministros de Trabajo durante las etapas de 1999-2000 y 2010-2011 y está compuesto en la actualidad por las siguientes empresas: Utopicus, Actiu, Famo, Adams Formación, ING, Adigital, Manpower, Cuatrecasas, Garrigues, ProWorkSpaces, Future for Work Institute, Trivu, Grupo Alma y 3g Smart Group.

 

 

Contacto:
Observatorio_TaD@llorenteycuenca.com

 

 

3g Smart Group

El Observatorio del Trabajo a Distancia

Más blog.